Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

La cirugía bucal es la más antigua especialidad reconocida de la odontología y como parte de ella le concierne el diagnostico y el tratamiento quirúrgico de las enfermedades, anomalías y lesiones de los dientes, de la boca, los maxilares y de sus tejidos contiguos. Se ocupa de la prevención, estudio, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las patologías bucales.


Entre las prácticas quirúrgicas más comunes dentro de esta especialidad podemos destacar:

  • Extracciones de dientes y muelas
  • Implantes dentarios
  • Tratamientos ortodóncicos con necesidad de cirugía
  • Corrección de traumatismos alveolodentarios
  • Cirugía de frenillos bucales
  • Cirugía de tumores benignos
  • Infecciones odontogénicas
  • Apicectomías
  • Cirugía periodontal
  • Alargamientos coronarios
  • Gingivectomía
  • Injertos de encía
  • Injertos de hueso


Después de una cirugía debe seguir unos cuidados específicos. Al terminar habremos colocado un apósito de gasa que deberá mantener mordiendo durante un mínimo de media hora. No se enjuague la boca durante las primeras veinticuatro horas. Después de este periodo enjuáguese la boca de cuatro a seis veces al día con una solución de agua tibia y sal (una cucharadita de sal de mesa por cada vaso de agua) durante una semana. Los enjuagues promueven y aceleran la cicatrización bucal. 

Colocar hielo sobre la mejilla o el área operada, durante las primeras doce horas ayudará a controlar la inflamación, sangrado y dolor. Es recomendable el consumo de alimentos blandos o licuados y lo más fríos posible, usando el lado opuesto al operado, durante una semana después de la cirugía. 


Consúltanos por Whatsapp