¿Qué es un implante?


Los implantes dentales son pequeños dispositivos de titanio que se insertan en el hueso del maxilar superior e inferior. Su aspecto puede ser el de un cilindro hueco o tornillo y su tamaño es muy reducido, similar al de una raíz natural.


Los implantes se unen al hueso mediante un proceso llamado “osteointegración” y actúan como soporte para los dientes artificiales de reemplazo, asumiendo las funciones que antes cumplían los dientes naturales.


¿Por qué no debo ignorar la pérdida de dientes?


Tus dientes no se sostienen solos. Forman parte de un sistema complejo integrado. Por eso, todos y cada uno de los dientes desempeñan un papel muy importante. Cada diente asegura, por ejemplo, que los dientes adyacentes queden alineados.


Cuando masticamos, los dientes sanos refuerzan la calidad del hueso maxilar y ayudan a prevenir la falta de hueso. La falta de dientes, por otro lado, puede causar la reducción del hueso maxilar. Esto ocurre porque el hueso ya no se estimula al masticar. Como resultado, a menudo el aspecto de tu cara cambia. Hace que parezcamos mayores de lo que realmente somos.


Por suerte, la tecnología dental moderna puede ayudar a que tu vida vuelva a la normalidad. Si sustituimos los dientes perdidos podemos detener la reabsorción gradual del hueso. Como resultado, se puede prevenir la posible pérdida de otros dientes. De hecho, con un cuidado apropiado y revisiones regulares, puedes tener dientes fuertes con el aspecto y la funcionalidad de los dientes naturales.


Ventajas de los implantes dentales


-Los implantes dentales se han reconocido durante más de cuarenta años por profesionales de la odontología como el método de sustitución de dientes con más éxito y fiabilidad utilizado.


-Actúan como raíz del diente natural. No notarás la diferencia.


-Están fabricados con materiales biocompatibles. Como resultado, tu cuerpo los tolera correctamente.


-Tus implantes pueden durar toda la vida con un cuidado apropiado y una buena higiene bucal.


-Son mínimamente invasivos. Los dientes sanos adyacentes se mantienen intactos, porque al contrario que con los puentes convencionales, no es necesario tallarlos.


-Mantienen el hueso natural, estimulan el crecimiento del hueso y detienen la pérdida ósea.


-Proporcionan estabilidad y comodidad sin necesidad de ajustes después de su colocación.


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted