¿Qué es la enfermedad periodontal?


La enfermedad periodontal es una enfermedad que va afectando progresivamente a los tejidos de soporte del diente, avanzando desde los más superficiales (encía) hasta los más profundos (hueso). Es una afección particularmente grave, ya que en los grados más avanzados, cuando la destrucción ósea es grande, conduce irremediablemente a la movilidad y pérdida dentaria.


Aun tratándose de una enfermedad que presenta una sintomatología muy precoz, como es el sangrado de las encías, lamentablemente no suele ser valorada por el paciente en su justa medida, ya que es una enfermedad indolora.


Es importante saber que la evolución puede detenerse, siendo la recuperación del proceso mejor cuanto antes se haya detectado y tratado.


¿Por qué se produce la enfermedad periodontal?


El origen más frecuente de la enfermedad periodontal es la acumulación de placa bacteriana y sarro en la superficie de los dientes. La placa bacteriana está constituida por el conjunto de determinados microorganismos o bacterias, por residuos de alimentos y por determinadas sustancias químicas de la saliva.


Estas bacterias son capaces de alterar la configuración normal de la encía, debilitándola, con lo cual pueden penetrar fácilmente hacia el interior de la misma provocando su inflamación. Asimismo se produce una destrucción progresiva del hueso que sujeta el diente. El sarro, además de contribuir al soporte de los microorganismos, irrita la encía, aumentando la inflamación.


Prevención de la enfermedad periodontal


Todas las medidas preventivas irán destinadas a prevenir la aparición de una gingivitis o a evitar una periodontitis, en el caso de una gingivitis ya instaurada. Al ser el origen la acumulación de placa bacteriana y sarro, nuestro objetivo será eliminarlos y controlar su avance.


Por parte del paciente se removerá la placa bacteriana adherida al diente por medio del cepillado dental, después de cada comida y antes de acostarse. Para los espacios entre los dientes, en los que no penetra el cepillo, se utilizará la seda dental.


Por parte del profesional, en los casos en que exista placa bacteriana calcificada o sarro, el simple cepillado no producirá ningún efecto beneficioso hasta que se hayan eliminado por completo las placas de sarro. Esto lo realizará el dentista o higienista dental practicando una limpieza de boca y, en las fases más agudas, prescribiendo antibióticos para eliminar microorganismos causales o enjuagues que ayudarán a disolver la placa bacteriana.


Tratamiento de la enfermedad periodontal


El tratamiento de la enfermedad periodontal ya establecida requiere que el paciente esté bien informado y motivado ya que de él depende fundamentalmente que la enfermedad detenga su avance y sin su colaboración el resultado no será estable.


Inicialmente, se intentan resolver las situaciones de urgencia (abscesos, supuraciones, etc.) y sanear el resto de la boca. Se realizará entonces una limpieza del sarro situado por encima del nivel de la encía y varias sesiones de raspaje para eliminar el sarro que se introduce dentro de la bolsa periodontal, entre ésta y la raíz del diente. Después de evaluar los resultados de esta primera fase de tratamiento, se valorará la necesidad de realizar cirugía periodontal o un nuevo raspaje.


Una vez controlada la enfermedad, es muy importante aplicar una fase de mantenimiento consistente en revisiones periódicas y una correcta higiene bucal para evitar una recaída y mantener la motivación del paciente. 


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted